La sesión de generación de ideas multiplica sus resultados si están claros los roles de la personas facilitadora y anotadora.

El Dinamizador y Anotador de la sesión creativa

Este artículo corresponde al paso 8 de la “Guía Neuronilla para Generar Ideas”, cuando ya tenemos bien confeccionado el objetivo creativo y hemos explicitado las normas de funcionamiento.

Para grupos con experiencia bastarán menos de dos minutos para decidir quiénes desempeñarán los roles de dinamizador y apuntador y recordar sus funciones.

En muchas ocasiones el dinamizador ya está definido previamente y es quien realiza la convocatoria.

El Dinamizador y Anotador de la sesión creativa

LA PERSONA FACILITADORA (dinamizadora, promotora).

Es quien impulsa el proceso. Siempre ha de existir este rol incluso en los grupos muy experimentados, alguien liberado para funcionar como guía.

Ha de ser una persona formada y con experiencia no sólo en dinamización de grupos sino también en lo específico de generación de ideas para la innovación, y contar con una buena dosis de motivación (puedes ver nuestra formación para organizaciones y cursos para particulares).

Las funciones de la persona facilitadora durante la generación de ideas (pasos 10 y 11) son:

  • Anima y alienta a que el equipo genere ideas.
  • Vela por que se cumplan las normas, en especial, arbitra evitando que se hagan valoraciones, críticas, juicios, censuras o descalificaciones.
  • Garantiza que todas las personas tengan la oportunidad de participar, evitando que alguien monopolice, las faltas de escucha y las intervenciones excesivamente largas (en especial las consistentes en argumentaciones y razonamientos lógicos).
  • Reconduce el tema en caso de producirse divergencias del objetivo creativo prolongadas, en casos excepcionales, puede sugerir una nueva definición del objetivo o abordar una parte del mismo (objetivos múltiples).
  • Controla el tiempo.
  • Introduce “provocaciones” o propone técnicas de creatividad.
  • Propone distribuciones entre trabajo en grupo e individual.
  • Aunque también puede aportar ideas, esta no es su función principal.

Te recomendamos que complementes esto con el artículo: “Cómo dinamizar la generación de ideas”.

El Dinamizador y Anotador de la sesión creativa
LA PERSONA ANOTADORA

Es quien escribe todas las ideas que se producen durante la generación de ideas. Es un papel más difícil y valioso de lo que habitualmente creemos.

Durante la generación de ideas (pasos 10 y 11) sirve para:

  • Mantener todas las ideas para su posterior evaluación, es importante que escriba absolutamente todas las ideas y no descartar algunas porque “son tonterías” o porque “ya se han dicho antes”.
  • Permitir su consulta durante la producción, esto es importante porque a veces es útil releer las ideas que llevamos o recordar alguna idea con mucho potencial para continuar “tirando del hilo” (puede hacerse a petición de cualquiera del grupo siempre contando con que a la persona facilitadora le parezca un momento oportuno).
  • Liberar a los/as participantes para que no se “aten” a una idea (si sé que está apuntada una idea que me ha gustado, ya sé que será tenida en cuenta con lo cual me libero para poder generar otras ideas, de lo contrario invertiría mi energía más en recordar esa idea que en generar otras).

La persona anotadora tiene que tener en cuenta:

  • Redactar las ideas rápido pero que tengan sentido y sean comprensibles (generalmente cuando luego lo “pasamos a limpio” perdemos muchos matices enriquecedores). Además luego han de ser entendidas perfectamente por todas las personas que las vayan a evaluar.
  • Tomarse el tiempo necesario, aunque intente escribir con rapidez, pide las pausas que sean necesarias si no le ha dado tiempo a anotar alguna idea. Igualmente para pedir aclaraciones. Es el anotador quien marca el ritmo en este sentido. El resto del grupo sigue generando ideas y exponiéndolas sin parar salvo cuando el anotador lo indique, no “esperemos a que apunte” mientras no haya una petición expresa por su parte.
  • Ha de identificar y respetar los pequeños matices que diferencian varias ideas, muchas veces es en esos pequeños matices donde se halla el valor de una idea (estos matices suelen perderse cuando reducimos ideas a unas pocas palabras, por ejemplo si estamos generando ideas para mejorar los parques públicos infantiles y tan sólo anotamos “lo del corcho” no sabremos posteriormente si nos estamos refiriendo a “poner corcho en la llegada del tobogán”, “poner bloques de corcho de diferentes formas en un cajón” o “recubrir de corcho los barrotes de algunos columpios”).
  • No es necesario que anote las técnicas de creatividad o las provocaciones que utilizamos para generar ideas sino las ideas en sí.
  • Quien anota también puede aportar ideas siempre y cuando no descuide su función principal.Pueden anotarse las ideas en papel o en ordenador, pero no suele ser efectivo anotarlas en una pizarra o rotafolios puesto que enlentece la escritura y dificulta su manejo.
  • Pueden también proyectarse mientras se escriben en un ordenador pero tengamos en cuenta que no es tan importante que estén a la vista de todo el grupo y que pueden restar productividad si el grupo tiende más a mirar la pantalla y ver cómo se escriben que a generar nuevas ideas. Tampoco suele ser muy útil grabarlas en audio puesto que en la mayoría de las ocasiones transcribir es un trabajo muy arduo y que no aporta mucha riqueza. En ningún caso sustituye esto al beneficio de una persona anotando.

Después de todo esto y los pasos anteriores, si nos ha llevado mucho tiempo, quizá es conveniente un descanso. De lo contario pasaríamos a la desinhibición y de ahí a la generación de ideas.

  • Autor: David Díez Sánchez, director de la “Fundación Neuronilla para la Creatividad y la Innovación”.
  • Fecha: Documento creado en septiembre de 2010 y revisado y publicado el 07 / 12 / 2012.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *