¿Qué es?

Es una técnica de evaluación muy sencilla y útil como primer filtraje tras una generación de ideas. Creada (si es que se puede llamar creación a un método tan básico) por David Díez (director de “Neuronilla Creatividad e Innovación”).

¿Cómo?

Se leen todas las ideas obtenidas y cada miembro pide que se señalen aquellas que le gustan bien sea por su aplicabilidad o por su potencial creativo. Posteriormente se examinan las seleccionadas.

Se pueden hacer varias rondas de cribas hasta seleccionar un número manejable de ideas (hasta 8 por ejemplo).

Para los objetivos creativos en los que sólo puede quedar una idea (por ejemplo, el nombre de un nuevo producto), o para aquellos que no tienen mucha relevancia, en muchas ocasiones con esta técnica será suficiente para realizar una selección completa.

Tecnicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *