Arteterapia y Creatividad – Noemí Martínez

Autora: Noemí Martínez

Fecha de publicación en Neuronilla: 26/04/04

Palabra por palabra tuve que aprender las imágenes del último otro lado. Alejandra Pizarnik

¿Qué es arteterapia?

¿Qué es creatividad?

¿Estos dos términos pueden o deben estar unidos?

Las definiciones son difíciles, con respecto a qué es arteterapia nos podemos encontrar con las más académicas, aquellas que están en los libros, artículos y manuales sobre el tema; o también aquellas otras que dictan las personas que han pasado por talleres de arte terapia. Personalmente prefiero estas últimas; recuerdo dos, una es la de una mujer de mediana edad, con una infancia difícil, aquejada de depresión y aislamiento y que trabajaba en una fábrica dentro de un marcado mutismo, para esta mujer asistir a esas sesiones le hizo descubrir que a través de la creación artística había podido “enchufar en sus sentimientos” (en su collage lo demuestra por medio de un cable eléctrico terminado en un enchufe), y “poder ver en el inconsciente” (que simboliza por medio de una cabeza con un enorme ojo superpuesto) y “facilita el camino para que me comunique (representado por un teléfono). La otra es la de un niño que dice que”es como tomar cosas buenas como sopa” (desde luego no era Mafalda) “y helado, y cosas horribles como sangre de dinosaurio”.

En las sesiones de arte terapia se utilizan medios referidos a las categorías visuales, pintura, dibujo, escultura, collage, fotografía, instalaciones o video, formas siempre consecuentes con el proceso creativo. Crear con estos medios plásticos y visuales permite a las personas comenzar a manifestar las cosas que les preocupan, que les atormentan, entendiendo que la expresión no es una traducción de la vida interior, sino una representación.

En las sesiones de arteterapia se procura llegar hasta el fondo de lo que ocurre, que las personas lleguen a conocerse y comprenderse, el o la arteterapeuta nunca interpreta las obras de las personas, sino que les ayuda a que lo hagan ellas mismas. Abraham Maslow decía que aconsejar o asesorar no se refiere a adiestrar, modelar o enseñar en el sentido ordinario de decir a alguien qué hacer y cómo hacerlo. Sino que es DESCUBRIR y DESPUÉS AYUDAR.

Con respecto a que es creatividad, son muchísimas las definiciones sobre este término. Desde 1960 se pueden contar más de un centenar de acepciones, pero creo que lo más importante no tanto es saber definir lo que es creatividad, sino saber vivirla, saber sentirla, saber enseñarla. La creatividad debe estar presente en todas las facetas de nuestras vidas, aún las que creamos menores, es un estilo de vida. Promover la creatividad implica crear una atmósfera que promueva las capacidades de libertad individual, que haga posible que las personas construyan sus propios modelos de reconocimiento.

A pesar de lo que dice Howard Gardner que no se puede decir que un hombre o una mujer son creativos, sino que son creativos en X cosa, “ya sea en escribir, en enseñar o dirigir una organización. La gente es creativa en algo”. Yo no creo en la vida parcelada, se podrá ser más creativo o creativa en algo, pero si no sabemos enfrentarnos con creatividad a las distintas situaciones de nuestro vivir cotidiano, pienso que no hemos aprendido la lección. El creador del psicodrama Moreno, postulaba la creatividad, el ser espontáneo, el buscar nuevas respuestas más adecuadas en lugar de quedarnos estancados en lo ya terminado que es necesario revisar.

Es muy grande el abanico de personas de distintas edades y situaciones que les puede ser de utilidad asistir a sesiones de arte terapia. Desde niños o niñas en casas de acogida, niños o niñas que hayan sufrido maltrato físico o abusos sexuales, niñas o niños con enfermedades somáticas, niños y adolescentes con trastornos de aprendizaje, niños y adolescentes con distintos tipos de discapacidades. En grupos de mujeres para proporcionarles los medios necesarios para hacer frente a sus dificultades y mejorar su integración social, familiar y profesional. En mujeres en casa de acogida por haber sufrido maltrato de parte de sus parejas, así como a sus hijos e hijas para que no repitan eso que han visto. En personas que sufren trastornos alimentarios en los que la comunicación no verbal ocupa un importante lugar en esta patología. En hombres y mujeres que viven en la calle, como en los talleres de pintura y modelado y escritura creativa que realizan en Madrid, o el taller de Baltimore con mujeres sin vivienda que pintan murales en las calles llevando el arte terapia al campo del arte público. En mujeres y hombres en las cárceles.

En la reintegración social de pacientes esquizofrénicos a través de la creación artística. Con hombres y mujeres que sufren Alzeheimer. Con pacientes geriátricos que el arte terapia les sirve para aliviar el sentido de desamparo y poder tener una visión interpersonal. O como en la ONU que ha visto que ha aumentado el número de personas que solicitan ayuda por haber sido víctimas de la tortura sufrida debida a regímenes dictatoriales de sus países. El grave problema para las víctimas de tortura y sus familiares es generalmente la impunidad de los casos. A partir de 1982 la ONU inició este tipo de asistencia y se explica el alto número de demandas de ayuda para la rehabilitación, no porque haya más torturados y torturadas, sino porque hay más apertura para salir a la luz pública y solicitar una terapia.

También se han realizado talleres de arte terapia para las víctimas de la violencia ocasionada por la guerra civil en Sierra Leona, para los niños soldados y niños y niñas masacrados, violados y torturados, sesiones que les sirvieron para liberar las emociones vinculadas al trauma y canalizar dicha experiencia traumática. En los casos de terrorismo como el 11 de septiembre en Nueva York, que después de la tragedia se hizo una llamada a los y las arte terapeutas a las que acudieron más de 4000 colegiados para trabajar con los familiares de las víctimas. O en el atentado ocurrido hace pocos días en Madrid, donde también y a una escala infinitamente menor arte terapeutas estaban dispuestos para acudir en ayuda de niños y adultos, familiares de muertos, heridos, supervivientes de la tragedia, pero faltó creatividad y sensibilidad en muchas partes para requerir esa ayuda.

El o la arte terapeuta en primer lugar debe tener mucha sensibilidad y creatividad para saber atender y llevar las sesiones de arte terapia. En ellas, al realizar y hacer comprender el arte se estimula el espíritu creador, se suscita la libertad individual sin rechazar ningún tipo de temática a ejecutar, para dotar a las personas de una aproximación y reconocimiento mayor de las emociones y sentimientos.

El arte ha sido siempre una parte esencial en la humanidad, todas las sociedades y grupos conocidos han hecho arte y ya las sociedades primitivas le atribuyeron propiedades curativas. Ernesto Sábato en su libro “Antes del fin” al evocar un período en que estaba sumido en un gran dolor dice: “Recuerdo cuando el doctor Cárcamo me decía que debía empezar urgentemente una terapia psicoanalítica, porque estaba al borde de la locura. Seguramente se preocupaba de verdad, porque era un buen hombre, pero yo le respondí que sólo me salvaría el arte”.

Noemí Martínez Díez es Doctora en Bellas Artes y Directora del Master en Arte Terapia de la Universidad Complutense de Madrid

2 comentarios en “Arteterapia y Creatividad – Noemí Martínez

  • Janneth10 abril, 2019

    Holaa soy de méxico! Quisiera ver si podrian darme algun curso online! Quisiera capacitarme en todo esto de arte terapia creativa

    Responder
    • Sandra de Rivas11 abril, 2019

      Hola Janneth. Te respondo al email.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *