Una de las operaciones fundamentales de la creatividad: el salto creativo. Supone establecer una secuencia de ideas en la que cada una me sugiere otra.

El salto creativo y las ideas puente

Es uno de los procesos en los que se basan muchas de las técnicas de creatividad y que resulta fundamental para dar con la idea que se convertirá en una innovación.

Ejemplo:

hormiga atomica

Ando buscando cómo añadir atractivo a un SPA > Este concepto me evoca vivencias de descanso > La palabra descanso me recuerda a mi casa > Sin darme cuenta me imagino en casa leyendo > Se me ocurre poner libros a disposición de los clientes del SPA > Pienso que un libro es algo demasiado largo de leer para lo que suele durar una estancia en un SPA, entonces considero que quizá sea mejor poner cómics > Los cómics me sugieren algo divertido. ¿Porqué no poner espectáculos de monologuistas? > La palabra monologuista me recuerda a un mono, y un mono a un plátano > Se me ocurre ofrecer frutas y zumos naturales > La fruta tiene vitamina y eso me recuerda a la Hormiga Atómica (ya sé que quien nos animaba a “supervitaminarnos” era Super Ratón, pero a mí me ha evocado a la hormiga, cosas de nuestra habilidad para realizar asociaciones libres) > La Hormiga Atómica tiene casco > Lo del casco me sugiere que podríamos repartir auriculares para escuchar la música elegida por cada usuario > El casco es una protección, quizá sea bueno poner una máquina expendedora de preservativos > Que son de látex. ¿Podríamos evitar los gorritos que cubren el pelo? > El pelo es algo largo y fino, me imagino una piscina muy alargada en forma de laberinto donde se desarrollan los diferentes tratamientos > El laberinto me recuerda al mito del minotauro > Eso me recuerda que no me gustan las corridas de toros pero que sí me gustan las “banderillas”, podríamos dar aceitunas. O mejor un vermut con aceitunas > Pero me imagino dónde se tirarían los huesos. Se me ocurre entonces ofrecer un tratamiento para fortalecer la estructura ósea > La expresión “o sea” es algo muy “pijo”; ¿qué lujo podríamos añadir que resultara asequible? ¿Servir desayunos en la piscina o en las hamacas? > Esto podría atraer a clientes a otros horarios > Esto me recuerda a un despertador y me despierto y dejo mis desvaríos por hoy con unas cuantas ideas a valorar apuntadas.

Utilizamos el salto hacia delante cuando nos planteamos “¿Qué pasaría si…?”. Y hacia atrás preguntándonos “¿Por qué…?”.

Quizá más de una vez has estado estudiando (aburrido/a) y te has preguntado sorprendido: “¿Cómo demonios he llegado a pensar en este tema?”

Como señala Edward de Bono, hay veces que no recordamos el origen de una cadena de pensamiento. De la misma forma que en ocasiones cruzamos un río saltando de piedra en piedra y al llegar a la otra orilla no podemos recordar qué piedras nos dan el camino de vuelta. Quizá en este efecto está el origen del mito de las musas. Como no recordamos el proceso que hemos seguido para dar con una idea atribuimos el hecho a algo divino.

Casi todas las técnicas de creatividad en grupo pretenden que se de una estimulación recíproca. Es decir, que las ideas de un participante sugieran a otro nuevas ideas.

Solemos llamar “ideas puente” a aquellas, muchas veces disparatadas, que nos sugieren soluciones más valiosas.

Ejemplo:

sala de cine

Estamos generando ideas para atraer a nuevos clientes a una sala de cine. Tras un rato generando ideas usuales (ofrecer descuentos, utilizar la sala para teatro, acordar con restaurantes cercanos “vales” de invitación mutua, ofertas 2×1…) un participante propone como broma: “Que los acomodadores sean dinosaurios”. Si, la idea es descabellada y corre peligro de ser tomada como una interrupción desconsiderada. Pero si la tomamos como idea puente a otros participantes les puede sugerir: “Creemos decorados especiales en algunas de las películas que se prevean más exitosas”, “Regalemos un marcapáginas con un dibujo de la temática de una de las películas”, “Ofrezcamos a los clientes ser el acomodador (con traje clásico incluido) para sorprender a sus amigos y familia”, “Regalemos una linterna promocional”, “Creemos una mascota del cine disfrazada que divierte a los clientes durante las colas”, “Pongamos dibujos atractivos en los cuartos de baño que utilicen los menores”, “Ofrezcamos comidas vegetarianas (como tempura de verduras) en el puesto de palomitas”… Cualquier idea descabellada puede ser una gran idea puente para alcanzar otras más valiosas.

Algunas Técnicas de Creatividad que se basan en el salto son:

Para entrenar el salto creativo…

Propón al grupo (o proponte) inicios a desarrollar:

  • ¿Qué pasaría si pudiéramos leer la mente?
  • ¿Qué pasaría si no existiesen coches?
  • ¿Por qué se inventó la corbata?
  • ¿Por qué nos saludamos dándonos la mano?
  • ¿Cómo fue el primer bostezo del mundo?
  • Digamos en ronda una palabra cada persona, muy rápido y que cada palabra tenga algo que ver con la anterior.
  • ¿En qué estás pensando? ¿Cómo has llegado hasta ese pensamiento?

Puedes conocer otros de los prerrequisitos en los que se basan las técnicas de creatividad pinchando aquí.

  • Autor: David Díez Sánchez, director de la “Neuronilla Creatividad e Innovación”.
  • Fecha: 07 / 06 / 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *