Autor: Diario La Nación

Fecha de publicación en Neuronilla: 28/03/2005

Extracto de la entrevista publicada por el diario La Nación de Argentina el día 20 de marzo de 2005.

¿Cuán importante es hoy en día la creatividad en las empresas?

La creatividad es muy importante hoy en día para las empresas teniendo en cuenta que la competencia es cada vez mayor. Hay que aplicarla para poder competir cuando hay amplia variedad de productos y países con gran capacidad de producción, como China.

La creatividad funciona de dos formas: la necesitamos para hacer cosas de una manera más sencilla y nos sirve para brindar valor agregado al cliente. Su propósito es generar ideas, por lo cual sin creatividad hacemos las cosas en forma rutinaria.

¿Cómo se aprende a ser creativo?

Es un proceso y lo principal es conseguir que la persona pueda ver las cosas de formas diferentes. La creatividad es mirar lo que hacemos y preguntarnos si hay una mejor forma de hacerlo.

Usted sostiene que las diferencias culturales inciden en la generación de ideas. ¿Qué características ve en los argentinos en este sentido?

Los argentinos tienen un elemento en común con los italianos: la necesidad de que sus ideas obtengan la aprobación de sus amigos. Necesitan contar con esa aprobación para después aplicarla.

En Inglaterra es completamente al revés. El inglés no comenta su idea, no le importa tampoco lo que puedan decir de ella y simplemente la pone en práctica.

¿Cuánto tiempo se necesita para aprender a ser creativo?

Eso varía mucho y depende de las personas, porque sin duda hay gente que tiene más condiciones para ser creativa que otras. Tengo el caso de un empresario que tras asistir a una charla mía de 90 minutos cambió su forma de actuar en la empresa y consiguió muy buenos resultados. Es muy relativo: algunos tardan minutos y otros días.

¿Cuál es el mayor obstáculo a la hora de introducir la creatividad y la innovación en una empresa?

El mayor obstáculo es la complacencia y pensar que si nos ha ido bien hasta ahora por qué habríamos de cambiar la forma en que hacemos las cosas. La política del simple mantenimiento y resolución de problemas frena la creatividad.

¿Cree que las empresas hoy son lo suficientemente creativas?

No. Es más, hay muchas corporaciones que se muestran al mundo como innovadoras y creativas, pero están lejos de ser eso.

Invierten en publicidad para decir que son de una forma, pero es sólo un mensaje vacío. Mucho ruido y pocas nueces.

¿Las empresas están invirtiendo lo suficiente en creatividad?

No

¿Cuál es la relación entre creatividad y buenos balances corporativos?

Cuanto más creatividad se utilice en una empresa, más rentabilidad va a tener. Por ejemplo: uno puede encontrar una mejor forma de realizar cierto proceso y eso se traduce en menores costos de producción.

Además, buenas ideas generan buenos y nuevos productos. Esto se aplica también fuera de las empresas, en equipos. El año pasado, el equipo nacional australiano de cricket vino a verme diciendo que necesitaban mejores ideas para el deporte. Los entrené y consiguieron buenos resultados.

¿Cuál es la mejor forma de construir una empresa con empleados creativos?

Lo primero es aplicar un entrenamiento formal y para eso es necesario contar con el apoyo del CEO. Debe haber un interés por parte del CEO y de la alta gerencia para construir una cultura creativa.

¿Las empresas pueden obtener ideas creativas o innovadoras de sus clientes?

No realmente. Los clientes son muy buenos para señalar los errores, pero en mi experiencia no resultan ser buenos en el papel de proveedores de ideas.

¿Por qué dice que a los hombres no se les ha enseñado a pensar?

Vemos el mismo aspecto del pensamiento que se ha estado usando y abusando durante 2000 años. La historia básica es que la raza humana ha estado concentrada en el reconocimiento, no en el pensamiento.

Entrevista realizada por Mercedes García, de La Nación de Argentina.

Edward de Bono es autor de 67 libros publicados en 37 idiomas, entre los que se destacan “Pensamiento lateral”, “Seis sombreros para pensar” y “La revolución positiva”. Su obra más reciente es “Nuevo pensamiento para el nuevo milenio”. Ha sido profesor en las universidades de Cambridge, Oxford, Harvard y Londres. Recientemente, ha fundado la World Academy of New Thinking.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *