Formando el cerebro del Bebé – Diane Bales

Autora: Diane Bales

Fecha de publicación en Neuronilla: 13/02/05

Las investigaciones nos han enseñado muchas cosas sobre la forma en que nuestros cerebros crecen y cambian. Las personas pensaban que el cerebro de los bebés era igual al cerebro de los adultos y que solamente era más pequeño. Ahora sabemos que el cerebro de los bebés es diferente al cerebro de los adultos. El cerebro de los bebés no termina de crecer cuando él o ella nace. Los bebés nacen con billones de células en el cerebro. Durante los primeros tres años de vida, la mayoría de las células en el cerebro se conectan con otras. Estas conexiones nos ayudan a controlar lo que nosotros pensamos y lo que hacemos.

La forma en que funciona el cerebro:

  1. Lo que ocurre antes del nacimiento afecta el aprendizaje. Cuando la mujer está embarazada, necesita comer alimentos saludables y tomar suficiente Vitamina B. El cerebro del bebé puede dañarse si toma bebidas alcohólicas, drogas y si no come los alimentos adecuados.
  2. El cerebro cambia después del nacimiento. La mayoría de las células en el cerebro están presentes antes del nacimiento. Pero la mayoría se conectan con otras durante los primeros 3 años de la vida de su hijo. El cerebro continúa cambiando y creando conexiones hasta los 10 años de edad más o menos.
  3. Lo que ocurre en la vida del bebé afecta su cerebro. El cerebro crea conexiones basadas en lo que hace el bebé. Si su bebé no hace ciertas cosas, algunas partes del cerebro no se van a conectar. Por ejemplo, si su bebé no puede ver bien durante el primer año de vida, puede que su cerebro nunca pueda aprenda a ver con claridad. Esto es porque las células que se necesitaban para hacer ésto nunca fueron conectadas.
  4. El hecho de que su bebé tenga la cabeza más grande, no significa que es más inteligente. Una cabeza grande no significa que se tiene un cerebro más grande. Y el tener un cerebro grande no significa que se es más inteligente. Los delfines tienen cerebros más grandes que las personas. Los seres humanos son más inteligentes que los delfines porque nuestros cerebros funcionan más rápidamente. Tenemos exactamente todas las conexiones que necesitamos.
  5. Los cerebros de los bebés son más activos que los de los adultos. El cerebro de un niño de tres años es dos veces más activo que el cerebro de un adulto. Las células del cerebro están bien conectadas a la edad de tres años. Algunas de las conexiones cambian al paso de los años. Las conexiones que el niño usa más a menudo se fortalecen. Las conexiones que no se usan demasiado se morirán.
  6. El cerebro crece poco a poco. Hay momentos especiales cuando el cerebro aprende las cosas mejor. Los bebés y los niños menores aprenden los idiomas con más facilidad que los adultos ya que sus cerebros están listos para aprender el lenguaje.
  7. Nosotros podemos aprender cosas por el resto de nuestras vidas. Hay momentos cuando el aprendizaje es más fácil. Pero las personas aún pueden aprender cosas cuando son adultos. El aprendizaje puede ser más difícil después de que se acaben las oportunidades para aprender, pero aún puede ocurrir. Los adultos aprenden un nuevo idioma más despacio que los niños. Pero los adultos aún pueden aprender a hablar en otro idioma.
  8. El aprendizaje empieza antes de que su niño vaya a la escuela. Las conexiones en el cerebro que se necesitan para el aprendizaje se empiezan a formar aún antes de que nazca el bebé. Un buen cuidado, temprano en la vida, puede ayudar a que su niño esté listo para aprender. Los bebés crean un lazo fuerte con las personas que cuidan de ellos cuando se les cuida con ternura y amor. Los niños que tienen este fuerte lazo están listos para aprender. El desarrollo del cerebro del niño puede ser más lento cuando ocurren cosas malas, como el abuso y ésto hace que el aprendizaje sea más difícil.
  9. El explorar es bueno para todos los niños. Todos los bebés y los niños necesitan tratar cosas nuevas. Esto le ayuda a las células del cerebro a crear conexiones fuertes. Recuerde que los niños aprenden al hacer ciertas cosas. Permita que su bebé explore el mundo que lo rodea. Déle cosas nuevas para hacer. Ayúdele cuando trata cosas nuevas. Enséñele a ser creativo.
  10. Los niños no necesitan juguetes caros para ser más inteligentes. Lo que los niños necesitan más es ser cuidados con amor y poder explorar las cosas nuevas. Pero no le debe costar mucho hacer cosas con su bebé. Usted puede hablarle o cantarle. Camine con su bebé y muéstrele lo que usted está viendo. Visite la librería y escoja un libro nuevo. Usted le puede ayudar al crecimiento del cerebro de su bebé mostrándole cosas nuevas.
    Diana Bale es miembro del Departamento de Familia y Consumo de la Universidad estadounidense de Georgia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *