Hacia una creatividad e innovación afectiva al servicio de la vida (reflexión situación COVID19)

¿Hacia dónde la Creatividad e Innovación? 

La situación del COVID19 tiene como consecuencia diversas emociones universales: miedo, tristeza, esperanza, por momentos alegría, enfado, sorpresa…El miedo a la enfermedad, a la muerte, a la soledad, a amar y a sentirnos amadas/os, a la violencia, a la incertidumbre, a lo desconocido, a la catástrofe.., la tristeza por la pérdida, la esperanza de un mundo mejor, la alegría de encontrarnos las/os vecinas/os en los balcones, el enfado cuando se exceden los límites, la sorpresa de las noticias…

Hacia una creatividad e innovación afectiva al servicio de la vida (reflexión situación COVID19)

Esta situación está tocando en mayor o menor medida todos los corazones de toda la humanidad.

El planeta se ha ralentizado y están surgiendo emociones profundas.

El mundo que antes era veloz y se movía a una velocidad rápida en las calles, carreteras, edificios, colegios, aceras…ahora se percibe ralentizado. Esto me lleva a recordar que de alguna forma la lentitud nos conecta con nuestros ritmos orgánicos y al mismo tiempo con nuestro origen. Recordemos que estemos en una parte del mundo o estemos en otra, tengamos un rol o una función en la sociedad determinada, todos los seres humanos somos vida y nos une la misma esencia.

Re-aprender las funciones originarias de la vida nos aporta salud.

 

TODOS SOMOS UNO

La fuerza que nos conduce
es la misma que enciende el sol
que anima los mares
y hace florecer los cerezos.
La fuerza que nos mueve
es la misma que agita las semillas
con su mensaje inmemorial de vida.
La danza genera el destino
bajo las mismas leyes que vinculan
la flor a la brisa.
Bajo el girasol de armonía
todos somos uno

Rolando Toro Araneda

Nace de nuevo la pregunta:

 ¿Qué es el ser humano?

Y seguidamente recordé a Rolando Toro hablando sobre el Inconsciente numinoso, que incluye el amor, el coraje y la iluminación, no como seres “iluminados” más que otros sino el acto de trasmitir nuestra luz a otros seres humanos, ver, amar y valorar la sacralidad de la vida en las demás personas. Ahí está nuestra grandeza y nuestro paraíso.

La esencia es el origen.

Estemos en este estado o fuera de él, siempre estamos “en casa”: la “casa” de nuestro cuerpo, nuestro planeta, el cosmos, la vida.

Puede que esta situación lleve a muchísimas personas en el mundo hacia la depresión, el desanimo, el decaimiento  y quizás a otras hacia el ánimo, la confianza, la esperanza, la resiliencia y la creatividad. Sea cual sea nuestra tendencia:

En nuestra esencia está la vulnerabilidad y también la fuerza.

Ambas pulsan en la vida. La sombra y la luz crecen según las alimentemos.

Aprecio una creatividad desde una perspectiva integral emergiendo entonces siguiendo el Principio Biocéntrico en el que el “yo”, el “nosotras/os”, “el planeta” y TODO, forma parte de la vida. Crece y se crea en interrelación infinita. La creatividad podría asociarse en este sentido también al Inconsciente Vital en el que la vida lleva a la vida para que siga evolucionando hacia delante.

La creatividad como el deseo de vivir

Acojo esta situación del COVID 19 en todo el mundo como un “tambaleo” universal que ha sucedido existiendo los humanos y es una muestra a gran escala de cómo nos influenciamos unas/os a otras/os. Se hace urgente una humanidad consciente de todo esto. Y desde de ahí poder actuar en beneficio de colectividad.

Demos la bienvenida a todas las emociones que están naciendo, aceptemos nuestra fuerza y nuestra vulnerabilidad humana y “abracemos” la vida desde lo individual a lo colectivo.

Pongo el foco en la confianza y la esperanza que también siento de que los humanos actuemos desde el amor, la consciencia, la generosidad y otros tantos valores respetuosos con la vida para ir creando juntas y juntos un mundo amoroso, creativo y biocéntrico.

La vida se manifiesta de infinitas formas y nosotros los humanos somos parte de la vida. Desarrollamos abundantes formas dentro de la superabundancia vital.

La creatividad no es solo un indicador sino un conjunto de elementos e indicadores que la conforman (un sistema) y el ser humano desarrollamos más o menos dichos elementos ¡Ahí está la grandeza de la superabundancia colectiva!

Nos necesitamos como colectivo planetario.

La sabiduría se manifiesta en la diversidad de la vida (conocimientos, intuición, empatía, inteligencia racional, emocional, afectiva, intrapersonal, interpersonal…),

Actuemos con una creatividad e innovación afectiva, al servicio de la vida.

Mucho ánimo a todas y todos

 

Texto e imagen: Sandra de Rivas (Neuronilla – abril 2020)

 

Un comentario en “Hacia una creatividad e innovación afectiva al servicio de la vida (reflexión situación COVID19)

  • Mabra12 abril, 2020

    GRACIAS por este mensaje ❤

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *