Inteligencia Afectiva en la intervención social

¿Cómo ayudar a los jóvenes a que se sientan mejor y armonicen su ira, tristeza o miedo?

¿Qué actividades y estrategias podemos utilizar?

¿Cómo canalizar mejor nuestras propias emociones como profesionales de lo socio-educativo?

En todas estas preguntas nos adentramos en los dos Cursos de Inteligencia Emocional que Neuronilla impartió para Opción 3; una entidad comprometida con el crecimiento social con entusiasmo y buen hacer.

Inteligencia Afectiva en la intervención social

Se realizaron muchas actidades vivenciales para facilitar que los aprendizajes se integren. Siempre con una triple perspectva: las personas destinatarias de mis servicios, yo como profesional y yo como persona.

Inteligencia Afectiva en la intervención social

Momentos especialmente ricos se vivían cuando abordábamos casos reales y aportábamos entre todos/as claves para afrontar diversas situaciones y para integrar nuestros sentimientos, pensamientos y actos (jóvenes que utilizan la violencia de forma recurrente, cómo ayudar a nuestros usuarios con preguntas, cómo afrontar el desánimo o la saturación emocional…).

Aprendimos cuestiones tan interesantes y poco tratadas habitualmente como:

  • identificar las emociones secundarias que emergen cuando tapamos las centrales,
  • escuchar las necesidades vinculadas con nuestras emociones,
  • cuál es el mensaje principal de cada fenómeno emocional,
  • descubir que también percibimos sentimientos agradables incluso en los momentos en los que impera una emoción dolorosa…

Inteligencia Afectiva en la intervención social

Tuvimos la suerte de contar también con Laura García de Trasciende y colaboradora de Neuronilla que nos aportó numerosas actividades de inteligencia emocional listas para aplicar con jóvenes.

Inteligencia Afectiva en la intervención social

Fué un placer compartir esta experiencia con dos grupos de profesionales inteligentes, afectivos, divertidos e implicados con su trabajo y con el curso.

P.D. Un saludo especial para Piedad Díaz y un agradecimiento por su eficacia, cuidado y alegría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *