La felicidad como base para la adquisición de liderazgo – Gabriel Rivadeneyra

Autor: Gabriel Rivadeneyra

Incluído el: 12/11/2006

Cuentan que un día se reunieron tres duendes en una cueva. Estaban tramando hacerle una broma al ser humano que consistía en esconderle la felicidad. Uno de ellos propuso esconderla en el fondo del mar. No, de ninguna manera, dijo el otro porque el ser humano siendo creativo, ingenioso e inventor podría construir una nave que se sumergiera en el mar y podría encontrarla. Que les parece si la escondemos en el planeta más recóndito del universo. No, de ninguna manera, dijo el que se había opuesto en primera instancia porque el ser humano es creativo, ingenioso e inventor podría construir una nave que volara a través del universo y podría hallar su felicidad y eso no queremos. Entonces, uno de los duendes que había estado callado escuchando con atención a sus compañeros propuso esconder la felicidad dentro del hombre, porque se la pasaría buscando en el fondo del mar y en el universo y no se daría cuenta que la tiene en él.

Esta metáfora nos enseña que el ser humano pierde su tiempo hallando su felicidad en cosas externas y no la genera o la busca en él. Por eso me causa extrañeza el haber visto ayer en un programa de televisión muy popular para los amantes de la cultura por cable, diciendo que la imagen que debe tener un líder se basa en la apariencia física. Se basaban en que la parte física del ser humano es determinante para las relaciones interpersonales.

Muchos limones con una apariencia exquisita terminan siendo agrios. proverbio árabe

Supongamos que nuestra empresa ha sido muy preciso a la hora de calificar su personal. Sabedor de que la apariencia física es determinante opta por poner las caras más bonitas de la ciudad en cada una de los departamentos de la compañía. Nuestra empresa dedicada a la venta de artículos ferreteros ha proveído a un taller de carpintería. Este carpintero se iba a quejar, pues los artículos proveídos resultaron ser de mala calidad. Éste irritado por el engaño va predeterminado a discutir con la persona responsable. El gerente de ventas, un adonis, lo atiende y trata de convencerlo y como por arte de magia calma al cliente sólo por su apariencia. De ninguna manera, el cliente indignado y el gerente de ventas sin ninguna estabilidad emocional que lo respalde cae también en la desesperación por no poder deshacerse de este cliente conflictivo.

Cuando uno trabaja en una empresa tiene como elemento fundamental para mantenerse en ella al compromiso, y por consecuencia natural de ese compromiso arraigada con las experiencia vividas, o convivencia de sus colegas y el futuro de la empresa hace que interiorice todo lo que concierne a ella. Es así que siempre llegamos a saber si nuestros productos son buenos o malos, o también caemos en el cinismo de efectuar la venta de nuestros productos como buenos a pesar que es por todos conocidos que son de mala calidad. De nada nos sirve la apariencia física si no hay fundamento más fuerte que el de tener salud. Si queremos ser líderes empresariales mejoremos nuestra imagen interna y estabilicemos nuestro espíritu y nuestra mente.

Los mares más inmensos del mundo se alimentan de la inmensidad de los ríos que convergen en él. Anónimo

Se imagina a Mohamas Ghandi alto, corpulento, atlético y con ojos azules. De ninguna manera. Ese hombre era todo lo contrario. En un ser tan pequeño cabía un alma tan grande. Y es con esta apariencia que lideró la resistencia inglesa solamente con la palabra, enfrentando muchas veces la avanzada belicidad del ejército inglés. Pero él tenía el arma más poderosa que puede tener especie alguna la palabra.

Cuando vamos a pagar los recibos por consumo telefónico. Muchas veces la encargada de cobrarlos tiene una actitud indiferente hacia nosotros, pareciera que no advierte la presencia del cliente. A pesar que es una chica hermosa, su interior está lleno de negativismo que hace que se comporte de esta manera. De otra parte, si tenemos a una persona que nos atiende de manera gentil, prácticamente de manera maternal o paternal, nos sentimos cómodos, a pesar que esta persona no es agraciada físicamente.

Cuando uno es feliz hace felices a los demás Anónimo

  • Yo soy feliz porque disfruto lo poco que tengo, realmente siento placer a la hora de trabajar, siendo conciente que los objetivos que me pueda trazar caerán por su propio peso serán la base para mantener mi felicidad o incluso aumentarla.
  • Aprendamos a hacer nuestra felicidad o a hallarla. Aprendamos a escuchar a nuestro corazón. Medite, amanezca con una sonrisa en los labios.
  • Como decía el maestro Paulo Coelho disfrute realmente el viaje, más que el sitio a donde quiere llegar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *