La innovación es más que ingenio – Carlos López

Autor: Carlos López

Fecha de publicación en Neuronilla: 18 / 05 / 07

Quieres empezar un negocio pero no tienes una idea clara de qué quieres, cómo lo quieres o dónde lo quieres, tranquilo, muy pocas personas lo saben cuando empiezan, es más, saberlo no es garantía de éxito, aunque sí lo hace más fácil.

Si ya tienes una idea y te pareció difícil llegar a ella, has comenzado, pero viene una parte en realidad dura que consiste en analizarla, buscar antecedentes, identificar competidores, reconocer sus debilidades y fortalezas, en fin, trabajar en ella para sacarla adelante. Crees que tu idea es única pero, en el camino subsiguiente a la concepción encuentras que no, que alguien ya la tuvo, tranquilo, probablemente no existen “ideas geniales”, pero con trabajo duro, orden, equilibrio y mucho esfuerzo podrás hacer de tu idea una lucrativa realidad.

Peter Drucker, a mi juicio el más grande “pensador” de la administración, identificó algunas cosas que los innovadores, como tu, deben hacer y otras que definitivamente no deben, además de otras que denominó condiciones para innovar. Aquí te van, por si te interesan:

LAS QUE SÍ

Analizar las oportunidades

Busca las fuentes, todas, de oportunidades para innovar. Algunas de ellas son: el mercado, los procesos, los cambios demográficos y los nuevos conocimientos. Esta búsqueda debe ser organizada y estar cimentada sobre una base sistemática y regular.

2-. Salir a observar

No basta con concebir la idea y hacer el análisis financiero. Debes salir a la calle, escuchar a las personas, preguntarles, observarlas, ahí se encuentran necesidades que permitirán ser cubiertas. “¿Cómo debe ser la innovación para que la gente desee usarla y vea en ella su oportunidad?”

3-. Simplificar y ordenar

para que una innovación funcione debe ser simple y centrada. El pulso de la sencillez se da cuando tu la conoces y dices “Es obvio ¿por qué no se me ocurrió a mi?”. Además debe estar enfocada en una cosa, solucionar un problema, cubrir una necesidad. Pocas son las innovaciones diversificadas.

4-. Empezar por pequeño

Una innovación efectiva debe comenzar siendo pequeña. Es mucho más manejable, más flexible, más fácil de corregir, además más barata en términos de inversión de capital y de recursos humanos. Se puede empezar en grande? La respuesta es sí, pero es más sencillo corregir errores cuando provees a seis tiendas locales que cuando lo haces a 23 supermercados en grandes ciudades.

5-. Buscar liderazgo

las innovaciones exitosas apuntan a ser líderes en su campo. No importa que el liderazgo se de en un pequeño segmento de mercado, lo que vale es que se apunte a alcanzarlo, de otra manera sólo se crean las oportunidades para la competencia.

LAS QUE NO

1-. Si bien es importante que tu idea o tu proyecto sea innovador, no debes preocuparte porque sea “revolucionario”, Drucker llama a esto “no trates de ser astuto”.

Recuerda que tu innovación va a ser manejada por seres humanos y no todos o mejor, la gran mayoría somos gente común y corriente. Si para desarrollar el proyecto se necesitan fuertes dosis de astucia y de “personas astutas”, probablemente sea difícil adelantarlo. Citando a Drucker, “cualquier cosa que necesite “astucia” para su manejo o producción está destinada al fracaso, ya sea por su diseño o su fabricación”.

2-. Si recuerdas, una de las características para innovar con éxito es el enfoque, entonces ¿para qué diversificar desde el comienzo? No crees que es mejor centrarse en una cosa. El enfoque puede estar en una función específica, en un nuevo proceso o en el propio mercado, un nicho donde se pueda atacar. Si ramificas tu idea desde el comienzo, probablemente se va a tornar confusa.

3-. Debes pensar en el futuro? si, pero la innovación debe hacerse para el presente “no basta decir: dentro de 20 años habrán tantos ancianos que necesitarán esto. Uno debe poder decir: hay tantos ancianos en la actualidad como para que esto les sirva. Por supuesto que el tiempo trabaja en favor nuestro ya que dentro de 25 años habrá más”.

LAS CONDICIONES

Ahora las dos condiciones para innovar efectivamente, que aunque resultan lógicas, no siempre se tienen en cuenta: 1. Además de ingenio, de la “idea brillante” si la tienes, de tus conocimientos y tu talento, la innovación es trabajo. La receta resultaría algo así:

  • Una taza de ingenio.
  • Una taza de conocimientos.
  • Una taza de talento.
  • 50 tazas de TRABAJO.
  • 50 tazas de ESFUERZO y dedicación.

La innovación cambia algo ¿verdad?, un proceso, el comportamiento de alguien, … Drucker: “…por consiguiente, la innovación debe estar siempre cerca del mercado, enfocada en el mercado y dirigida hacia el mercado” Ten en cuenta estos consejitos, no te los doy yo, te los da Peter F. Drucker.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *