Autor: Guzmán López

Fecha de publicación en Neuronilla: 15/10/07

¿Quién no ha sido comparado alguna vez con Mozart en sus primeras clases de piano; con Picasso cuando esbozamos nuestros primeros bocetos; o con Spielberg con nuestros primeros videos caseros? Y cuando digo comparar no me refiero a que mostramos ya un talento natural comparable a esos genios sino a que parece que por empezar a recibir unas clases de piano tenemos que llegar a tocar como el gran Richter. Inevitablemente nos ponen un listón tan alto que rápidamente una amalgama de sentimientos negativos invaden nuestra mente, consciente e inconscientemente. Algunos de esos sentimientos son tristeza por no confiar en nosotros mismos, frustración por ser realistas, y por lo tanto un gran descenso de autoestima.

Y es que la figura del genio al igual que la del creativo, ha sido objeto de numerosos estereotipos, mitos y malos entendidos que, desgraciadamente, aún persisten en nuestra cultura. Se podría decir entonces, que esa figura del genio ha logrado dos visiones diferentes. Una y sin duda la más conocida, en la que deja el legado de su magnífica obra, es decir, un puñado de obras maestras, centenares de trabajos de calidad, algunos trabajos mediocres e incluso alguna chapuza, por qué no decirlo. Todo eso, por supuesto, con la narración muchas veces exagerada y con fines comerciales de su biografía. Y es ahí donde enlazamos inevitablemente con la segunda visión, ya que a causa de este tipo de biografías retocadas y manipuladas con, supuestamente fines comerciales, se crea el mito, el gran personaje, en resumen, el genio intocable e inalcanzable.

En mi opinión, todo lo que hacemos en la vida deberíamos hacerlo no sólo por el fin mismo, sino también por los medios, es decir, disfrutando del mismo camino que vamos recorriendo. Esto es aún más apreciable cuando hablamos de arte, ya que éste nace con la finalidad de expresar sentimientos, pensamientos, etc… Tanto es así, que el artista disfruta más elaborando su obra que finalizándola, hasta tal punto que muchas obras quedan sin terminar ya que su creador, puede que inconscientemente, no desee acabar con algo que está disfrutando tanto.

El aprender a tocar un instrumento, a pintar, esculpir o a hacer fotografías, es un proceso maravilloso en el que no se persigue tanto el fin como el medio. Ese proceso es innato y muy conocido por todos ya que se trata de algo que hace todo el mundo desde que nace: el juego.

Jugar, eso es, ni más ni menos. Cuando un niño está aporreando sus primeras teclas blancas – algunas veces también las negras- está simplemente jugando con ellas, nada más. Son los exámenes, la presión de ser el mejor – de su conservatorio, de su pueblo, del mundo, …- la comparación con los grandes genios, lo que produce el abandono de la actividad artística o el inminente desajuste mental.

Podríamos hablar ahí de los asesinos de la creatividad que operan ya desde la infancia. Seg·n la prestigiosa psicóloga social Teresa Amabile la vigilancia, la evaluación, las recompensas, la competencia, el exceso de control, la restricción de las elecciones y la presión al niño, son algunos de esos asesinos de la creatividad. Por lo visto, justo aquello que nos gusta a los adultos hacer a los niños con el fin de que se parezcan mucho al personaje que nosotros admiramos.

Y es que el genio, no su figura, se caracteriza justamente por no haber tenido, salvo en contadas ocasiones, todos esos inhibidores de su talento creativo y poder desarrollar con el mismo juego, toda su actividad creativa. Cuando no han disfrutado de su actividad, simplemente han hecho otra cosa.

Mi conclusión sería en pocas palabras, que deberíamos disfrutar de lo que más nos gusta – y menos de lo no nos gusta, como diría Csikszentmihalyi- restándole importancia a la meta y sobre todo sin compararse con los grandes genios, sino aprendiendo de ellos y apreciando su obra.

Guzmán López es miembro del Área de Formación de la Fundación Neuronilla. Formador especializado en creatividad e innovación, psicología positiva, comunicación, equipos de alto rendimiento, superdotación y liderazgo.

Ver otros artículos de Guzmán López:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *