Hola a todos. Neuronilla esta semana ha estado trabajando con un grupo de profesionales de participación ciudadana en Girona. La experiencia ha sido alucinante en gran parte por la ilusión y las ganas que han puesto durante todos los días del curso. Ha sido curioso observar cómo de un grupo que apenas se conocía se ha podido crear un buen equipo capaz de crear cosas como una máquina de escribir humana o una planta carnívora que se merienda todo lo que entra en su alcance.

Con una serie de técnicas vivenciales han podido experimentar de primera mano qué es eso de la creatividad, cómo utilizarla y para qué. Muchos han descubierto su faceta artística manejando materiales como folios, periódicos y algo de celo. Es casi un milagro como del “no puedo” se pasa al “¡cuánto puedo!”.

Cierto es también que aunque los conceptos se entiendan no siempre es fácil aplicarlos cuando tenemos un problema que resolver delante de nosotros. Nuestros “malos hábitos” nos empujan a actuar como siempre y lo aprendido recientemente parece que aún no ha calado bien en esas mentes inquietas…

Hemos generado ideas con algunas técnicas de creatividad, hemos hecho flores de loto para expandir conceptos, hemos evaluado, discutido, reído…. en fin, compartido muchas cosas.

Por tanto puedo concluir que ha sido un curso muy productivo donde hemos aprendido todos de todos y donde, a pesar que a algunos no les guste, nos hemos divertido. (¡Vixca els avions de paper i les figuretes!)

Quería dar las gracias a todos los participantes y muy en especial a Anna Brunsó por estar ahí para que no me faltara de nada; a JoanFu por la fantástica cena-tertulia en su casa con vistas a río, a Neus por la hermosa ruta por Banyoles, y a Berta por… bueno ¡por TODO!

Un gran saludo a todos y recordad: de vosotros depende si vuestras ideas viven… o mueren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *