Lo corporal se influye mutuamente con lo intelectual, emocional, relacional… ¡Y por supuesto con los procesos de creatividad e innovación!

Neuronilla te da pistas para aprovechar este potencial frecuentemente olvidado en la literatura especializada y en las organizaciones.

La dimensión corporal en creatividad e innovación

UN PODER MULTIDIMENSIONAL

“En mi trabajo he observado la prioridad de lo «corporal».
Todo está y pasa por el cuerpo (los datos internos y las transformaciones).
Acaso ¿no somos mamíferos, trascendentes pero mamíferos, por mucho que imaginemos o «volemos»?”
Marga Íñiguez

Como ya hemos argumentado anteriormente, la creatividad es un fenómeno integral en el que interactúan pensamientos, sentimientos y emociones, acciones, percepciones, relaciones interpersonales, culturas, contextos… y también posturas y movimientos corporales.

Cada vez es más frecuente encontrar esta percepción multidimensional en los autores de prestigio en temática creativa. Por suerte, también son más cada vez quienes aceptan como hecho irrecusable que la innovación ha de estar sustentada en la creatividad.

La relación entre lo corporal y la creatividad también la podemos encontrar argumentada en la bibliografía vinculada a lo artístico (teatro, danza…) y al crecimiento personal pero muy poco frecuentemente en la dirigida a lo psicológico o empresarial.

¿Cómo caería en tu empresa que antes de realizar una sesión de generación de ideas realizaramos estiramientos o juegos que impliquen movimiento corporal?

Pareciera que la aún preponderante visión cognitiva de nuestra cultura se muestra tímida para adentrarse en algo tan “prosaico” como el cuerpo.

Desde Neuronilla, en nuestra pasión por las aventuras pioneras, nos proponemos disolver esta disociación.

EL MOVIMIENTO CORPORAL

Nuestros movimientos corporales están absolutamente imbricados con nuestra forma de ser y nuestro estado de ánimo. Dime cómo te mueves y te diré como piensas y cómo te sientes.

La creatividad se facilita si realizamos movimientos corporales:

  • variados,
  • expresivos,
  • originales,
  • propios,
  • fuera de los patrones convencionales.

También si dichos movimientos integran las diferentes partes del cuerpo: cabeza, rostro, cuello, hombros, pecho, brazos, manos, cintura, pelvis, piernas y pies.

Destacaremos tres posibilidades principales:

Movimientos corporales ¿Cómo es? Favorece:

Centrífugos

(hacia fuera)

  • de apertura
  • expansivos
  • rápidos
  • con desplazamiento
  • amplitud
  • los ojos abiertos
  • ímpetu
  • direccionalidad
  • intención
  • determinación
  • elevado tono muscular
  • nuestra identidad
  • valor (coraje)
  • predisposición al emprendimiento
  • consecución de metas
  • la conquista de nuestros deseos
  • la transformación de nuestras realidades
  • la confianza en nosotros mismos/as

Centrípetos

(hacia dentro)

  • lentos
  • relajados
  • sutiles
  • sin desplazamiento
  • con los ojos cerrados
  • incluso en el suelo
  • la escucha interna
  • el contacto con nuestras necesidades más personales
  • el acercamiento a nuestra parte más genuina
  • la expansión de conciencia (ampliar la información que percibimos y el significado que le otorgamos)
Fluidos
  • lentos
  • redondos
  • continuos
  • la capacidad de adaptación al entorno
  • de flexibilizarnos ante las circunstancias

Un aspecto especialmente significativo es nuestra forma de andar:

Si caminamos… Probablemente tenderemos hacia…
  • con la mirada hacia abajo
  • la espalda encorvada
  • el pecho encogido
  • levantando poco los pies del suelo o incluso arrastrándolos
  • las manos en los bolsillos
  • portando objetos (maletín, mochila, bolso…)
  • el pesimismo
  • la tristeza
  • disminución del ímpetu
  • escasa capacidad de acción
  • escasa confianza en nosotros mismos
  • con la mirada hacia el horizonte
  • la espalda erguida
  • el pecho abierto
  • pasos más amplios
  • manos y brazos libres haciendo todo su recorrido
  • utilizando todo el pié (talón, planta y puntas por ese orden)
  • sinérgicamente (alternando brazos y piernas, es decir cuando adelantamos el brazo derecho avanzamos la pierna izquierda y viceversa)
  • el optimismo
  • la alegría
  • la autoestima
  • aumento del ímpetu
  • aumento de la energía para la acción
  • confianza en nosotros mismos y en la vida
  • libertad

Además es bidireccional. La forma de movernos no es sólo un mero indicador de nuestra identidad o nuestro estado de ánimo sino que modificando el movimiento también nos ponemos más fácil modificar el estado de ánimo.

¿No te lo crees? Pruébalo. Por ejemplo camina 5 minutos de la forma beneficiosa y comprobarás que te sientes mejor.

LA POSTURA CORPORAL

Al igual que ocurre con el movimiento, las posturas corporales que adoptamos también pueden favorecer la creatividad.

Por lo general resultarán bloqueadoras:

  • las posturas cerradas (brazos y/o piernas muy cruzados),
  • inmovilistas,
  • tensas,
  • encogidas
  • y las posiciones cabizbajas.

Ayudarán nuestro despliegue creativo las posturas:

  • relajadas (hombros, boca entreabierta, entrecejo suave…),
  • con un poco más de apertura,
  • más erguidas,
  • con la mirada hacia el frente…

Y si estamos de pié:

  • preferiblemente con una buena oscilación a los lados,
  • las rodillas levemente flexionadas (con las corvas un poco curvas),
  • con la pelvis un poco más baja y asentada.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Propongamos algunos ejemplos de acciones sencillas para favorecer la creatividad a través de lo corporal.

En las sesiones de generación de ideas (individuales y en equipo):

  • Justo antes de la sesión en equipo utilicemos juegos de desinhibición que favorezcan el movimiento corporal.
  • También podemos hacer estiramientos individual o grupalmente.
  • Modifiquemos el entorno para no coartar la libertad de movimiento: ¿seguro que necesitamos mesas? Quizá estemos mejor sin mesas en un círculo de sillas. También ayudan los suelos agradables (madera, tarima, moqueta…).
  • Acompañemos de música en ciertos momentos.
  • Durante la generación de ideas, adoptemos diferentes posturas y permitámonos movimientos variados.

En nuestra vida:

  • Tomemos conciencia de las posturas que utilizamos mantenidas en el tiempo (por ejemplo ante el ordenador).
  • Introduzcamos frecuentes cambios y estiramientos.
  • Practiquemos deportes y actividades y juegos físicos.
  • Paseemos.
  • Bailemos, dancemos. Por ejemplo la Biodanza Sistema Rolando Toro, es un sistema de crecimiento personal que desde el movimiento corporal y la vivencia favorece la creatividad y otros potenciales.
  • Pongámonos música en casa tanto activadora como relajante y movámonos en función de ella apreciando las diferencias.

No te cortes de proponerlo en los entornos donde trabajes; no eres raro… ¡estás aportando valor!

Ahora tienes algunos argumentos para apostar por ello.

  • Autor: David Díez Sánchez, director de la “Neuronilla Creatividad e Innovación”.
  • Fecha: 05 / 04 / 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *